Su rostro es más que conocido. Cada noche nos cuenta la información más relevante del día desde Antena 3 Noticias, en Atresmedia. Porque Esther Vaquero, periodista de raza, transmite confianza y cercanía, y eso que a esta salmantina no siempre le toca, por desgracia, dar buenas noticias. Y, a pesar del ajetreo de estar constantemente pegada a la actualidad, Esther aún saca tiempo para dedicar unos minutos a responder a nuestras preguntas y dejarnos ver un poco de su día a día y de las cosas que se viven y las que preocupan en una profesión como la suya. Ella se ha unido a esas profesionales de la comunicación, empresarias, científicas, deportistas, emprendedoras y artistas que forman parte de las mujeres que inspiran, un rincón en el que damos voz a todas esas mujeres que tienen tanto que contar. Con ustedes, Esther Vaquero.

Tabla de contenido

¿Qué querías ser cuando era pequeña? ¿Eres periodista por vocación o por el devenir de la vida?

De muy pequeña quise ser muchas cosas: desde peluquera a maestra, pasando por cantante. Ya en la adolescencia empecé a tener claro que me quería dedicar al Periodismo. Sonaba intrépido y a mí se me daba bien escribir y comunicar. Empecé a hacer pinitos muy pronto, en una radio de barrio. Me chiflaba.

¿El camino te llevó a la televisión o fue algo que ya tenías en mente?

Bueno, la televisión siempre ha sido muy llamativa y en mi casa, además, se veían muchos informativos. Pero yo realmente estudié Periodismo porque quería hacer radio y al final es el medio en el que menos tiempo he pasado. Hice unas prácticas en la Cadena SER en 2004 y de allí, mi jefa me recomendó para un programa que estaban preparando para un canal nuevo: Cuatro. El programa era ‘Noche Hache’. Allí pasé tres años muy felices como redactora, detrás de las cámaras, y desde entonces no he dejado de trabajar en televisión.

“Vivimos la pandemia con una mezcla de miedo e incertidumbre, como todo el mundo, pero también de responsabilidad. Impresionaba mucho entrar a trabajar en un edificio prácticamente vacío, pero nos sentimos realmente necesarios”

¿Cómo ves el mundo del periodismo hoy en día?

Está cambiando mucho. Ya no están sólo los tres medios genéricos de toda la vida (prensa, radio y televisión). Las redes sociales y las nuevas plataformas le han dado un giro apasionante a todo, y creo que estamos abocados a reinventarnos, o por lo menos a no quedarnos quietos.

¿Cómo fue vivir la pandemia desde ese lado?

La vivimos con una mezcla de miedo e incertidumbre, como todo el mundo, pero también de responsabilidad. Esos días creció mucho el consumo televisivo y la demanda de información. Impresionaba mucho entrar a trabajar en un edificio prácticamente vacío, pero nos sentimos realmente necesarios.

¿Cómo desconectas de las noticias, especialmente de las malas, después de tener que verbalizarlas frente a la cámara? ¿se hace una una coraza para poder transmitir las cosas o hacen mella?

Muchas de ellas te afectan, es inevitable. Todas las tragedias, especialmente las relacionadas con niños, son muy difíciles de contar. Pero forma parte del oficio.

Esther Vaquero, periodista, se suma a nuestra sección de mujeres que inspiran. (Foto: AtresMedia)

Esther Vaquero, periodista, se suma a nuestra sección de mujeres que inspiran. (Foto: AtresMedia)

¿Hace Esther Vaquero, periodista, ‘detox’ de exceso de información cuando está en casa o la actualidad nunca para?

Cuando estoy en casa o de vacaciones intento desconectar al máximo y dedicarme a mi familia. Es obligatorio y necesario, también por salud mental.

¿Hay techo de cristal en el periodismo o en los informativos?

Pues supongo que lo ha habido durante muchos años. Las facultades de Periodismo están llenas de mujeres y luego, estadísticamente, no hay tantas en los puestos directivos. Hay que seguir trabajando en ello, pero cada vez somos más. En Antena 3 Noticias, concretamente, hay bastante equilibrio. Ahora mismo hay tres hombres en la jefatura, pero hace 6 años había tres mujeres. Y si vamos por secciones -sociedad, cultura, economía, nacional e internacional-, todas están dirigidas por mujeres.

¿Qué es lo mejor y lo peor de la profesión que has elegido?

Lo mejor es la adrenalina del directo y lo necesario que es nuestro trabajo. Lo peor es el estrés general que normalmente arrastramos, pero se lleva bien y aprendes a vivir con ello.

“Lo mejor de esta profesión es la adrenalina del directo y lo necesario que es nuestro trabajo. Lo peor es el estrés general que normalmente arrastramos, pero se lleva bien”

¿Cómo te cuidas, física y mentalmente, para sobreponerte a todo y aguantar el ritmo?

Me queda poco tiempo para cuidarme en general. Entre cuidar a mis hijos, el trabajo en los informativos, y las muchas colaboraciones que hago fuera de aquí -presento muchos eventos, etc-, estiro los días al máximo. Tengo pendiente dedicarme algún ratito para el deporte, pero lo cierto es que nunca estoy quieta. Sí le dedico tiempo a desmaquillarme y cuidarme la piel cuando vuelvo a casa por la noche. Y ahí, mi Foreo Luna fue todo un descubrimiento. No me pagáis por ello (risas), pero ya lo voy recomendando por ahí cuando alguien me pregunta.

Y nosotras, más que agradecidas por la confianza depositada. Hablemos de una de las grandes piedras de toque de la actualidad, la conciliación. ¿Es posible conciliar en una profesión que está al pie de la noticia?

Sí, y para mí es condición sine qua non. Necesito ver a mis hijos y ellos me necesitan a mí, y dado que tengo un horario poco “agradecido” para la conciliación porque trabajo por las tardes, lo que hago es sacarlos para comer conmigo en casa a mediodía. Así que mis días son ajetreados: madrugo, les preparo y llevo al cole, vuelvo corriendo para hacer recados y preparar la comida, vuelvo a buscarlos, comemos, les devuelvo al cole por la tarde y de allí corriendo a la tele. No me aburro.

¿Está tan mal el mundo como parece o es visión de túnel tras la pandemia?

Seguramente es visión de túnel, jajaja. O eso quiero creer.

¿Cuál es la noticia más surrealista que has tenido que contar en directo?

Ha habido muchas. La última, y que se repite cada año, la predicción de la marmota Phil sobre si el invierno se alargará o no en Estados Unidos. Sólo acierta el 40% de las veces, pero es tan gracioso como surrealista seguir cada año el acontecimiento.

¿Qué noticia te gustaría poder dar algún día?

Ahora que tenemos medio superada la pandemia, me gustaría poder contar pronto que también hemos superado esta última crisis económica.